DISTRIBUIDOR MAYORISTA DE TECNOLOGÍA
ventas@inttelec.com

¿Qué podemos mejorar en la atención médica con comunicaciones unificadas?

INTTELEC NETWORKS SA DE CV

El 2020 ya está aquí, y a veces parece que las plataformas de comunicación y colaboración utilizadas en la industria de atención médica no pueden permanecer al día. Según un estudio, casi el 80 por ciento de los hospitales todavía usan pagers y una encuesta mostró que casi el 52% de los médicos dijeron que estos dispositivos son una de sus fuentes de frustración más importantes. Los pagers han existido desde la década de 1950, y debido a que trabajan en una frecuencia mucho más alta que los teléfonos celulares, permiten que los médicos sean accesibles a pesar de las paredes a prueba de rayos X y la cobertura deficiente de telefonía celular, por lo que parece que los pagers seguirán estando presentes cuando menos unos años más, pero… ¿cómo podemos entonces comunicar mejor a los profesionales de la salud?

¿Cómo mejorar la situación?

Hay muchos otros procesos de comunicación no relacionados con los pagers que pueden mejorar, pero muchos hospitales y clínicas simplemente están perdiendo la oportunidad de brindar mejores servicios a sus pacientes. Por ejemplo, los tiempos para dar a un paciente de alta podrían reducirse drásticamente si el personal tuviera la oportunidad de comunicarse de manera más eficiente con las herramientas adecuadas. Este simple cambio llevaría a muchas más camas disponibles para nuevos pacientes y más de $3 mil millones en ingresos adicionales para los hospitales. Solo un simple cambio en la forma en que los médicos y los pacientes se comunican con la estación de enfermeras o agilizan el proceso de pago al evitar la interacción con tantas personas diferentes, ayudaría a lograr este objetivo. Soluciones como los teléfonos inalámbricos VoIP de Grandstream podrían ayudar a que esto suceda. Las características como Push-to-Talk, colas de llamadas y apariencia de llamada compartida son ideales para estos escenarios.


Hacer que los profesionales de la salud sean más eficientes

Los médicos dicen que solo dedican aproximadamente el 45 por ciento de su tiempo a interactuar con pacientes, en gran parte, porque deben lidiar con tecnologías de comunicación ineficientes. Pueden reducir este tiempo perdido mediante el uso de plataformas de comunicaciones unificadas (UC) que les permitirían interactuar con sus equipos en el menor tiempo posible, incluidas todas las funciones que necesitan para ser eficientes, como voz, video, mensajería instantánea, movilidad , y más. Por ejemplo, la serie UCM de Grandstream permite a los médicos organizar una conferencia con sus colegas o pacientes con solo unos pocos clics, sin importar si los otros participantes están usando un teléfono IP de escritorio, un dispositivo de videoconferencia o simplemente sus teléfonos inteligentes. Además, las funciones centradas en la productividad, como la presencia SIP y las teclas BLF/de marcación rápida, ayudan a optimizar los procesos de comunicación del personal.

Telemedicina

Otra oportunidad perdida para los profesionales de la salud es la telemedicina. Aunque podríamos pensar instantáneamente en cirugías remotas con robots de alta tecnología, la medicina remota puede ser tan sencilla como que los pacientes asistan a una cita a través de una video conferencia en su computadora. La evaluación rápida y el diagnóstico de problemas comunes como resfriados, erupciones cutáneas o infecciones del oído, podrían lograrse cargando fotos, utilizando conversaciones de mensajería instantánea y video. Esta tecnología ahorraría tiempo tanto a los profesionales de la salud como a los pacientes, y también simplificaría las citas de seguimiento para procedimientos de chequeo simples. Los videoteléfonos IP de escritorio inteligentes permiten a los médicos y enfermeras realizar estos procedimientos completamente desde su escritorio.

En conclusión, la industria de la salud necesita dar un paso adelante en lo que respecta a las comunicaciones. Ahora hay opciones seguras, confiables y rentables que permiten a los centros de salud optimizar los procesos que brindan mejores servicios a sus pacientes y hacen que los profesionales de la salud sean más eficientes.